Las montañas no son estadios donde satisfacer nuestra ambición deportiva,
sino catedrales donde practicar nuestra religión

Anatoli Bukréyev