El alpinista es quién conduce su cuerpo allá
dónde un día sus ojos lo soñaron

Gaston Rebuffat